Uncategorized

Descubre los plásticos más comunes

El plástico es uno de los materiales más seguros para conservar y transportar alimentos. Eso, precisamente, lo ha convertido en uno de los materiales más utilizados por numerosos tipos de industrias distintos. Y aunque, en los últimos años, se ha visto inmerso en grandes polémicas y controversias, lo cierto es que, para bien o para mal, sigue siendo uno de los grandes protagonistas del sector de la conservación.

Para que puedas hacerte una idea, te ofrecemos este dato, contemplado en el National Geographic: «La producción mundial de plásticos ha aumentado de forma exponencial de 2,3 millones de toneladas en 1950 a 162 millones en 1993 y a 448 millones en 2015». Increíble, ¿verdad?

Sin duda, el plástico es uno de los materiales más utilizados por sus grandes cualidades para muchas industrias. Sin embargo, también es cierto que su reciclaje debe estar a la orden del día.

El plástico no es el problema: su tratamiento sí puede serlo

Como decimos, el plástico no tiene por qué suponer un problema para el ser humano ni para el planeta. No obstante, es cierto que debemos poner el foco en la manera de tratarlo una vez utilizado. Y es que los plásticos comunes, aunque pueden reciclarse, no siempre disfrutan de una segunda vida. ¡Y ahí encontramos el problema! El plástico, si simplemente se desecha, permanecerá en el Medio Ambiente durante muchísimos años.

Para que puedas comprender de qué hablamos, atenderemos a las siguientes cifras: una bolsa común de plástico tardaría en degradarse unos 150 años. Sin embargo, una botella PET podría tardar incluso mil años. Por todo ello, es fundamental hacer hincapié en la importancia de reciclar el plástico. ¡Y también de apostar por los plásticos biodegradables u orgánicos!

¿Sabes cuáles son los plásticos más comunes?

Como decimos, el plástico no tiene por qué suponer un problema para el ser humano ni para el planeta. No obstante, es cierto que debemos poner el foco en la manera de tratarlo una vez utilizado. Y es que los plásticos comunes, aunque pueden reciclarse, no siempre disfrutan de una segunda vida. ¡Y ahí encontramos el problema! El plástico, si simplemente se desecha, permanecerá en el Medio Ambiente durante muchísimos años.

¡Te mostramos algunos de los principales tipos de plásticos más comunes! De esta forma, podrás conocer de qué tratan y de qué están compuestos. ¿Empezamos?

TEREFTALATO DE POLIETILENO (PET)

El plástico PET es conocido como «el plástico número uno» o «el plástico más utilizado en todo el mundo». ¡También el «más reciclado en todo el mundo»! El motivo principal es que, además de ser un plástico altamente resistente a factores externos, también es uno de los plásticos más moldeables.

En cuanto a su composición, se trata de un plástico obtenido a partir del etileno y del paraxileno que, además, puede ser transformado mediante una serie de procesos mecánicos. Entre ellos, encontramos la extrusión, la inyección o el termoformado. Por todo ello, las posibilidades y opciones de trabajar por PET son altísimas. Te mostramos algunas de sus características principales:

  • Excelentes propiedades mecánicas.
  • Ligereza.
  • Transparente. Admite colorantes.
  • Alta resistencia química.
  • Indeformabilidad.
  • Respetuoso con el Medio Ambiente.
  • No emite sustancias tóxicas.

¿Y qué ocurre con su reciclaje? Pues bien, se trata de un plástico relativamente fácil de reciclar. De hecho, es uno de los plásticos más fáciles de almacenar, transportar y limpiar. Esto implica que su reciclaje sea más sencillo. Es posible fabricar nuevos diseños a partir del mismo y, además, diseños altamente resistentes.

PLÁSTICO PET RECICLADO (rPET)

Dentro del plástico PET, encontramos un tipo que, aunque algo distinto comparte numerosas propiedades. Hablamos del rPET o plástico PET reciclado. Se trata de «láminas monocapa termoformable» que suelen fabricarse con materiales ya reciclados. Sin embargo, las propiedades como la transparencia o la resistencia continúan siendo exactamente las mismas que en el caso anterior.

POLIESTIRENO (PS)

El poliestireno es un tipo de plástico orgánico cuyo reciclaje es algo más complejo que el anterior; sin embargo, sigue siendo más que posible, lo cual es una magnífica noticia. En concreto, se trata de un polímero termoplástico y se ubica como uno de los plásticos más utilizados después del polietileno y el PVC, entre otros.

¿Quieres conocer algunas de sus características?

  • Es rígido.
  • Transparente.
  • Brillante.
  • Liviano o ligero.
  • Es resistente al agua y a otros compuestos.
  • Aislante térmico.

En cuanto al reciclaje del poliestireno sí es posible, aunque como decimos es algo más complejo. En concreto, suele despedazarse mecánicamente para, después, mezclarlo con materiales nuevos. Como resultado, se obtienen bloques plásticos con un 50 por ciento de material reciclado, aproximadamente.

POLIPROPILENO (PP)

El polipropileno es un tipo de plástico orgánico cuyo reciclaje es bastante similar al caso anterior: complicado, pero más que posible.

Entre sus principales ventajas, encontramos que es muy resistente, pero fácil de moldear y de trabajar al mismo tiempo. Esto lo convierte en uno de los plásticos orgánicos más utilizados por empresas de todo el mundo. Además, entre sus características encontramos que presenta una alta resistencia tanto al agua como a los impactos, pero al mismo tiempo es ligero y liviano. Asimismo, suele utilizarse como aislante eléctrico.

Por último, en cuanto al reciclaje, el polipropileno se tritura y despedaza, obteniendo pequeñas piezas. Según asegura Ecoembes, después, estas piezas se someten a un lavado donde el polipropileno se separará, mediante flotación, del resto de impurezas y otros materiales. Esto ocurre así porque este material plástico es menos denso que el agua. Después, con el proceso de extrusión y granceado, se obtiene la granza. ¡Material reciclado!