Reciclaje

Impuesto al plástico: en qué consiste, razones, actualidad…

El impuesto sobre el plástico se retrasa hasta 2023

El impuesto sobre el plástico no reutilizable o de un solo uso se ha retrasado hasta el año 2023. Así lo aseguró, hace algunos días, la Comisión para la Transición Ecológicas del Congreso de los Diputados. El objetivo primordial de esta medida es lograr reducir el consumo de los plásticos de un solo uso. En concreto, se busca que, con respecto a 2022, el consumo de plásticos no reutilizables disminuyan un 50% en 2026. De esta forma, a partir del próximo 1 de enero de 2023, se ha planteado cobrar un extra por cada uno de este tipo de plásticos.

Esta medida se enmarca dentro del proyecto de ley de Residuos y Suelos Contaminados, que, hace unos días, se debatió en el Congreso. Pese a la oposición de algunos partidos políticos, el proyecto de ley prosigue su curso con una enmienda que hace referencia, precisamente, al impuesto sobre los plásticos de un solo uso. De hecho, se tenía previsto que este mismo impuesto entrase en vigor en los próximos meses. Sin embargo, dada la enmienda comentada, no lo hará hasta, como mínimo, el próximo 1 de enero de 2023.

¿En qué consiste el impuesto sobre plásticos?

Aunque, a lo largo de este tiempo, la razón de ser de este impuesto sobre plásticos de un solo uso podría variar; actualmente, este impuesto consiste en gravar con 0,45 euros por kilo de plástico todos aquellos envases y plásticos que no puedan ser reutilizados. Sin embargo, esto no afecta únicamente a la compra de este tipo de plásticos sino que afecta a la vida completa de los mismos: desde la fabricación hasta la adquisición, pasando por importaciones, entre otros.

En concreto, el impuesto sobre plástico pone el foco en todos aquellos productos de plástico destinados a «contener, proteger, manipular o distribuir mercancías«. Los vasos de plástico o los envases para alimentación serían ejemplo de ello. En el caso de los envases destinados a la Sanidad, como los que distribuyen medicamentos y otros productos sanitarios, quedarían exentos.

¿Cuáles son los plásticos de un solo uso?

Los plásticos de un solo uso son aquellos que, como su nombre indica, pueden utilizarse una única vez; es decir, que no pueden reutilizarse. La polémica en este caso viene dada porque, sin duda, este es el tipo de plástico que más residuos genera y, por ende, más contaminación si no se recicla como es debido. De ahí que las autoridades políticas se pusiesen manos a la obra a buscar posibles soluciones al consumo de este tipo de plásticos.

Pero… ¿Cuáles son esos plásticos no reutilizables? Pues bien, te mostramos algunos ejemplos. ¡Aunque existen muchos más!

  • Botellas de agua.
  • Pajitas.
  • Envases plásticos para distribución de alimentación.
  • Cubiertos.
  • Film plástico.
  • Hisopos para los oídos.

¿Y qué ocurre si no se cumple con el impuesto sobre plásticos? En este caso, el Gobierno español está barajando un régimen sancionador que establecerá infracciones graves y leves. No obstante, deberemos esperar algunos meses para conocer, en profundidad, qué depara este tipo impuesto para el sector del plástico.

Ahora quizá estés pensando que muchos de estos plásticos sí pueden reutilizarse. ¡Y es algo cierto! En realidad, podemos ver que la gran mayoría de estos plásticos son reciclables y pueden reutilizarse, pero numerosos estudios apuntan que tan solo el 20% de los mismos se recicla correctamente. Por todo ello, estos serían los considerados como plásticos no reutilizables. ¡Está tu mano poner solución a ello! ¿Quieres incrementar el porcentaje de envases que terminan en el contenedor amarillo? ¡Podemos conseguir que se invierta la balanza!

¿Nos proponemos conseguir juntos un mundo mejor? El cambio comienza ahora.